Muchxs me tacharán de loca si digo que esta pandemia trae algo positivo, pero así lo siento, y no estoy frivolizando, hablo desde mi corazón.

Pérdidas, desolación, aislamiento…

Es cierto que hay mucha tragedia en esta situación que estamos viviendo pero al igual que cualquier otra circunstancia también hay muchas cosas positivas, ¿tú las ves? Quizá sea el momento de ver todo con nuevos ojos.

No hay duda de que el covid-19 se ha llevado la vida de muchas personas por delante, está condicionando nuestra manera de vivir y en cierto modo limitando nuestras libertades pero también hemos visto muchos gestos de solidaridad, respeto y altruismo.

En este momento es preciso alcanzar una nueva visión, una nueva forma de ver el mundo para que la desidia, la agresividad y otros tantos sentimientos negativos tan generalizados en la sociedad no aniden en nuestro corazón.

Todxs formamos parte de un Todo

La pandemia nos está enseñando algo clave para quienes viven en la individualidad, y es que somos seres sociales e interdependientes, y en consecuencia las acciones de de cada uno de nosotrxs impactan en la sociedad, y en el mundo.

Si yo soy una persona responsable y respetuosa con los demás, actuaré motivada por el bien común y desde mi comportamiento provocaré efectos positivos. Es mi manera de aportar mi granito de arena a un mundo mejor.

Por el contrario, puedo dejarme llevar por el pasotismo, la agresividad, la amargura… y perjudicar aún más este ya muy castigado mundo.

Ninguna de nuestras acciones está exenta de impacto en la sociedad.

Y más preguntas…

El covid-19 también nos da una gran oportunidad para la reflexión… ¿estoy viviendo la vida que quiero? ¿me estoy dejando llevar? ¿soy consciente de mis emociones y trabajo en su gestión? ¿actúo con responsabilidad? ¿me comporto asertivamente?

Solidaridad y altruismo

Donde yo viví 913 días aislada del mundo que todxs conocemos, confiaba en que a mi regreso me encontraría un mundo mejor, más amable y más humano gracias al dichoso virus. Pensé que las personas serían más felices y la sociedad estaría más unida pero lo que me he encontrado es un mundo peor, más deshumanizado pues aquellos momentos de solidaridad que se veían en la TV se fueron diluyendo poco a poco.

A pie de calle veo personas tristes, más depresión, mucha amargura y agresividad por todas partes. Y es una pena, ¿verdad? ¿Qué les estamos enseñando a los niños y a los jóvenes? ¿Es este el legado que queremos dejar? Y cuando abandonemos este mundo… ¿nos sentiremos orgullosos de cómo estamos actuando hoy?

¿Y ahora qué?

Tenemos una gran oportunidad para crecer, retomar aquellos valores que fuimos dejando de lado y empezar a vivir desde un nivel más elevado, más humano y más amoroso. Desde aquel lugar en el que nos sentimos vivos, felices y encantados de estar aquí.

¿Soy el reflejo de lo que quiero ver en este mundo?

Y vuelvo a preguntar… ¿hoy soy más tolerante? ¿estoy aportando cosas buenas al mundo?

Puedo saberlo si me fijo en cómo reacciono.

¿Critico, juzgo, descalifico a otrxs (incluidos los políticos)? Si es sí significa que estoy viviendo desde la frustración.

¿Cuál es mi actitud y cuál es mi comportamiento cuando alguien se enfrenta a mí? ¿discuto?

Cuando vivo anclado en el AMOR no reacciono, gestiono el comportamiento del otro como algo ajeno a mí. De esta manera evito engancharme y contagiarme de esa negatividad porque todos sabemos que nuestro comportamiento refleja nuestro bienestar o malestar interior.

Una última reflexión

Actuamos como sentimos y cómo estamos siendo. Y para variar, vuelvo a preguntar… ¿lo hacemos desde la reacción? ¿desde un papel de víctimas? O verdaderamente ¿lo hacemos desde la elección?

Sí, todos podemos elegir quiénes queremos ser frente a lo que ocurre.

¿Habremos subido en nuestro nivel de felicidad?

Si estás llevando esta situación de manera que te sientes bien pese a las circunstancias, te felicito y te doy las gracias porque estás aportando mucho bien al mundo.

Si en este momento no estás como te gustaría sentirte, sientes que necesitas ayuda, tienes problemas o quieres un cambio en positivo en tu vida… aquí me tienes 🙂 Puedes contar conmigo!

Y te hablo desde el corazón, aunque no te conozca me importas, somos dos seres humanos y estamos aquí para ayudarnos. Hablaremos sin compromiso y te aseguro que sentirás mejor.

Si haces clic aquí encontrarás mis datos de contacto.

Mucho ánimo y feliz vida!