Si prefieres escucharlo… aquí lo tienes con mi voz.

El resentimiento es un estado de ánimo que se produce cuando rechazo algo que ha sucedido y, además, pienso que no lo puedo cambiar.

Ocurre cuando alguien no cumple con lo que nos hubo prometido o se comporta con nosotros de una manera que contraviene las que consideramos que son nuestras legítimas expectativas; y, además, la persona responsable no se hace cargo de las consecuencias de sus actos (o de su omisión).

Sentimos, entonces, que se nos ha tratado injustamente, y de esta manera justificamos nuestro resentimiento sobre el otro.

Sin embargo, en esta situación nos ponemos en una posición de dependencia con respecto a quien hacemos responsable de lo que nos ocurre, y hasta que no tomamos la decisión de perdonar, este resentimiento sigue socavando nuestra paz, nuestra felicidad, y por supuesto, nuestra libertad como personas.

El resentimiento es como tomar un frasco de veneno esperando que sea el otro el envenenado.

En este estado de ánimo todo es gris y sentimos que no hay nada que podamos hacer para cambiarlo… pero sí hay algo que nos permitirá superarlo y, aunque fácil no es, sí merece la pena hacer cuanto sea necesario para dejar de ser rehenes del resentimiento, ¿verdad?

Una de las soluciones más eficaces y efectivas es el perdón; perdonar sabiendo que no es un acto de gracia para quien nos hizo daño (aunque pueda también serlo), sino que perdonar es un acto declarativo de liberación personal.

Al perdonar rompemos la cadena que nos ata al victimario, nos hacemos cargo de nosotros mismos y reconocemos que somos responsables de nuestro bienestar.

Esta aceptación (de lo que ocurrió) y el acto proactivo de perdonar nos trae paz y tranquilidad y nos permite seguir disfrutando de la vida, tal y como todos nos merecemos.

Si te encuentras en una situación como la descrita o crees que hablar te puede sentar bien, te invito a que nos conozcamos y nos dediquemos una hora de nuestro tiempo para charlar. Puedes llamarme o contactar por whatsapp sin ningún tipo de compromiso. Ya verás como todo cambiará y te sentirás mejor. Ese es mi objetivo.

El perdón es un regalo silencioso que dejas en el umbral de la puerta de aquellos que te han hecho daño.

Robert Enright