¿Qué tal estás?

Te lo pregunto porque, sinceramente, quiero saber si estás bien y eres feliz.

Y tú puedes pensar: «qué típico, si no me conoces de nada…!» Y yo te respondo sinceramente: «No es necesario que te conozca para preocuparme de ti».

Y ¿sabes por qué? Porque tu tristeza es la mía y tu alegría también lo es. Todos somos parte de este mundo y lo que a ti te influye, también me afecta a mí. Y no es que lo diga yo, la física cuántica lo confirma, el mundo es la suma de todos nuestros sentimientos y pensamientos.

Yendo a algo más mundano… sé que las circunstancias actuales no ayudan mucho a que seamos felices pero si quieres, puedes. Te cuento como lo veo yo… las cosas, las circunstancias, las situaciones y todo lo que vivimos no es bueno ni malo, simplemente son, ocurren y ya. Pueden ser fáciles o difíciles, por supuesto, pero así son, inevitables.

Y esto significa ¿que tengamos que resignarnos? ¿que tengamos que vivir lo que nos ocurre sin más? Para nada!

Por suerte hemos sido concebidos con la posibilidad de elegir. Quizá no podamos cambiar lo que ocurre por arte de magia pero sí podemos vivirlo mejor, aceptando lo que ocurre.

Nosotros, todos, tenemos el poder de elegir cómo afrontar las situaciones, decidir cómo las vivimos y definir quiénes somos, cómo pensamos y cómo nos sentimos frente a lo que ocurre.

Y eso es lo maravilloso: poder decidir, poder elegir.

Por eso se dice que la felicidad está dentro de nosotros, porque sí podemos decidir cómo y para qué.

Tu mirada hacia el mundo marca la diferencia.

Si eres una persona que, pese a las circunstancias, es capaz de ver el lado positivo de la vida, te felicito, estás de enhorabuena y eres privilegiada.

Si por el contrario hay algo que deseas mejorar, sientes la necesidad de un cambio, superar un problema o quieres recuperar tu capacidad de ser feliz, de alegrarte, de disfrutar de esta maravillosa vida… puedes contar conmigo!

Sí, te lo digo desde el corazón. Aquí estoy para ayudarte porque aunque no te conozca, sí me importas. Eres parte de este mundo y eso es suficiente para mí.

Si te animas a ponerte en contacto conmigo hablaremos sin ningún tipo de compromiso más que el mío por ayudarte y el tuyo por salir del atolladero.

Si haces clic aquí encontrarás mis datos de contacto.

Mucho ánimo y feliz vida para todxs!